Quitar gotelé, alisar paredes y techos, ¡desde 1.000€!

Quitar gotelé en Madrid y alisar las paredes.

Alisado de gotelé en una vivienda de Madrid

Quitar el gotelé y alisar las paredes y techos de su casa, es una tarea relativamente fácil. Aunque, también requiere bastante trabajo, y, por supuesto, mucha paciencia y tiempo a emplear.

En esta página trataré de explicar el modo de hacerlo de la mejor manera, dependiendo de cada caso.

Lo primero que debemos saber es si el gotelé está terminado al temple, y, por lo tanto es poroso, o por el contrario se trata de un gotelé plástico (no poroso). Humedeciendo la pared con agua, y frotando o rascando con una espátula la pared, podemos averiguar de que tipo de gotelé se trata.

¿Cómo quitar gotelé al temple sin lijar?.

En algunas ocasiones, es posible quitar el gotelé completamente. Por lo que si al mojarlo y frotarlo un poco vemos que el gotelé va perdiendo la textura, es que se trata de un gotelé al temple. Aunque existen pinturas plásticas de baja calidad o envejecidas, que se eliminan al hacer esto, pero cuesta algo más de trabajo deshacer la textura.

De esta manera, podemos quitar el gotelé sin necesidad de lijar al principio. Mojaremos la superficie con ayuda de un rodillo de pelo largo y una brocha. Lo ideal es emplear agua caliente con un poco de jabón alcalino.

No es recomendable presionar mucho el rodillo al comenzar, porque sino se llenará el suelo de agua.

Si lo vamos dejando correr suavemente de abajo hacia arriba, sin apretar demasiado contra la pared, conseguiremos distribuir bien el agua sin chorrear mucho el suelo. Para los rincones usaremos una brocha.

Cuando el agua haya penetrado, comenzaremos a quitar el gotelé con espátula o llana, eso si,  antes de que seque, pero no inmediatamente, para no crear un barrizal en el suelo. Se debe hacer con sumo cuidado, para no dejar marcas profundas en el yeso. Si esto ocurre, se pueden arreglar los «pozos», preparando un poco de escayola, y tapando los más profundos, antes de alisar.

De este modo, cuando demos el plaste, no necesitaremos dar repasos en los hoyos más pronunciados.

Por supuesto, debemos previamente colocar un papel resistente a la humedad en el suelo, para protegerlo en toda la casa, así como cercos y rodapiés, con cinta de carrocero y papel. También sería conveniente poner plástico antes del papel, por si este no fuera suficiente.

En el caso de que el gotelé esté plastificado, pero se pueda eliminar algo, se deberá emplear una lijadora mecánica, con aspirador incluido, para suavizar el gotelé. A continuación mojaremos la pared para intentar eliminarlo. Algo que en ocasiones no es posible debido a que esta muy adherido a las paredes.

¿Qué es mejor, tapar o quitar el gotelé?.

Lo más adecuado, obviamente es quitar el gotelé. Esta versión es la más adecuada, y la que ofrece más seguridad y confianza, porque la pintura se elimina completamente.

Así las paredes y techos quedan ¡como nuevas!, podemos ver el yeso, pladur o escayola originales, para comenzar la obra de pintura y alisado, con todas las garantías de anclaje de los materiales que se vayan a aplicar posteriormente.

Incluso, algunas veces, se ven hasta las marcas azules del tiralineas, que emplean los soladores para nivelar los suelos.

¿Cómo quitar gotele de las paredes y techos?

En el caso de que las paredes y techos sean de «Pladur», debemos tener especial cuidado de no quitar las bandas de uniones de las placas. Puesto que son de papel, aunque van protegidas por una pasta especial para cubrirlas.

De esta forma, dejamos la superficie nueva, para entonces poder realizar un alisado de las superficies con todas las garantías de adherencia.

Una vez que hemos terminado de quitar todo el gotelé, es preciso pasar un cepillo de cerdas finas. Debemos realizar esto para eliminar el polvo que se ha quedado en las paredes y techos.

A continuación, damos una mano de fijador acrílico penetrante (es lo que llaman fijador de cal). Existen otros fijadores como el Polimul, que no es aconsejable, porque forma una película, y corremos el riesgo de que se despelleje.

El fijador penetra en las paredes, consolida el soporte y hace que los paramentos no adsorban los productos de alisado o las pinturas que se vayan a emplear para el trabajo. Por lo que, de esta manera, podemos pintar con unas buenas garantías de adherencia.

El fijador acrílico se debe diluir entre tres y cinco partes de agua.

Aunque todo dependerá de la porosidad de las paredes (cuanto más poroso añadiremos menos agua)

Después, aplicamos con llana o espátula ancha el plaste especial para alisados ( dos o tres tendidas o aplicaciones, dependiendo del relieve).

Es un proceso laborioso, ya que hay que actuar con esmero en las uniones de paredes con cercos, techos, rodapiés…

En las partes planas hay que intentar no dejar muchas «cejas» o rebabas del material aplicado. Aunque es lógico que nos quede alguna, sobre todo en las primeras manos de aplicación.

Posteriormente lijamos manual o mecánicamente la superficie, con mucho esmero.

A continuación, limpiamos con un cepillo de barrer las paredes y techos, para posteriormente aplicar una mano de imprimación.

La pintura plástica que vamos a emplear puede servirnos como imprimación, diluyendo esta al 30% aproximadamente. Pero en muchos casos, es mejor aplicar el fijador penetrante.

Una vez que la imprimación aplicada esté perfectamente seca (debemos ver las indicaciones del fabricante del producto aplicado para saberlo), corregiremos las posibles faltas que seguro habrá.

Para ello emplearemos plaste y espátulas adecuadas para esa labor. Si nos ayudamos con un buen foco será mucho mejor, para encontrar las imperfecciones.

Sería conveniente mirar bien y repasar varias veces todo, para que no existan fallos.

Después de eso volveremos a lijar todos los parches bien, para que no se noten.

Y ya, ¡por fin!, aplicamos dos manos de pintura, menos diluida, pero que no esté muy espesa, para terminar.

Si empleamos la pintura espesa, corremos el riesgo de que nos quede «piel de naranja», o incluso ráfagas en las paredes y techos, perdiendo por ello la calidad de la obra realizada.

Por supuesto, primero se deben pintar los techos, que en mi opinión es mejor aplicar con temple liso, debido a su transpiración y permeabilidad.

No nos debemos olvidar de lijar suavemente las paredes, para eliminar las posibles gotas que caigan del pintado del techo.

Con este método se puede eliminar cualquier textura, ya sea, pasta rayada, arpillera, temple picado, efecto rústico, etc.

¿Que hacer cuando las Paredes en gotelé  están plastificadas?

En algunas ocasiones, (y no en pocas), puede suceder que, al mojar las superficies no se puede eliminar el gotelé, de forma fácil. Esto suele ocurrir más en las paredes que en los techos, que normalmente están pintados con temple.

En esos casos, nos encontramos con que el gotelé ha sido pintado posteriormente con pintura plástica, acrílica o vinílica.

Entonces, deberemos lijar el grano del gotelé lo más posible, mejor con una lijadora especial, a la que familiarmente llamamos «jirafa». Esta herramienta va asociada a un aspirador para que no se genere apenas polvo. Si no disponemos de ella podemos alquilarla, aunque hay algunas bastante económicas.

Suelo aconsejar esta solución, pues sino, engrosaremos las paredes con mucho plaste, algo que no es conveniente.

Si la base primera no está bien consolidada, con el paso del tiempo se puede ahuecar. Un truco para saber si las superficies no están firmes es pasar suavemente la mano por ellas. Se percibirá así, donde están más ahuecadas por el sonido.

También se puede tender directamente sin lijar el gotelé, dando las manos necesarias para un correcto alisado de las paredes y techos. Se debe tender con un plaste especial para cubrir el gotelé plástico, que es para capa gruesa, pero solo se hará si las paredes están firmes.

El resto es lijar y plastecer, hasta que logremos dejar la superficie bien lisa para poder pintar.

Una persona experimentada en este trabajo, puede tardar dos o tres días, en terminar una o dos habitaciones, (en el caso de que no surjan contratiempos).

Es muy importante respetar los correctos tiempos de secado, para este tipo de tarea.

¿Está pensando que es complicado quitar gotelé y pintar, en Madrid, y desea dejarlo en manos de profesionales?.

Si quiere saber cuánto cuesta eliminar gotelé, alisar y pintar, le podemos hacer un presupuesto gratis del trabajo, con un precio razonablemente económico.

Todo dependerá de factores como el tipo, tamaño y el estado de las superficies.

Estamos seguros de que puede contar, con toda confianza, en que le haremos la obra con todo el esmero y profesionalidad de los servicios de pintores.

Hasta ahora, llevamos más de 25 años, realizando trabajos de quitar gotelé y alisar, y cualquier otro tema que esté relacionado, en el campo de los pintores industriales y decorativos en general.

PRESUPUESTO GRATIS PARA QUITAR GOTELE EN MADRID

Juan Jiménez

PINTOR DECORATIVO E INDUSTRIAL

Av, Canteros, 10 –  28412 Cerceda – Madrid Tels: 91 842 04 71

Móvil: 609 063 563 –  E-mail: vivelo.juan@gmail.com

PRESUPUESTO PARA QUITAR GOTELÉ EN MADRID, ALISAR LAS PAREDES Y PINTAR

Para poder dar un buen servicio a nuestros clientes, en todos los trabajos, usamos pinturas que nos ofrezcan una calidad óptima. Aunque, por esa razón, tengamos un menor beneficio económico.

A nosotros nos interesa más, el boca a boca, y por supuesto, la plena satisfacción de los clientes.

Creemos que es una buena manera de  obtener más trabajos de pintura.

Porque, en conclusión, nos gusta hacer las cosas de este modo.

 Como Alisar gotelé de manera profesional

Sugerencias y consejos, para quitar gotelé y alisar las paredes plastificadas:

Y por supuesto, también  en paredes con gotelé al temple.